El origen de Blizzard

Esquís austríacos artesanos desde 1953

El fundador de esquís Blizzard, Anton Arnsteiner también llamado “der Toni”, regresó a casa después de la segunda guerra mundial y decidió centrarse y dedicarse al taller de carpintería familiar. Comenzó a producir esquís, además de muebles de madera, hasta que la marca se registró en 1953. Desde entonces, la atención al detalle de un artesano experto nunca ha cambiado.

Los esquís se producen, desde su origen, en Mittersill, Austria. Un pequeño pueblo, en medio de los Alpes, cerca de la ciudad de Kitzbuhell. La ubicación dice mucho sobre el patrimonio de Blizzard: todo a su alrededor habla sobre esquís y sobre la marca.

Como bien declara el nombre, “tormenta de nieve o ventisca”, son esquís diseñados y fabricados por esquiadores apasionados, que respiran por y para el esquí día tras día. La instalación de Mittersill produce alrededor de 900 pares de esquís cada día, prestando atención a cada detalle de manera única y singular. Todos los empleados tienen años de experiencia y parecen hacer magia, produciendo los mejores esquís hechos a mano. Cualquier cambio puede provocar una pequeña variación que convierta la perfección de un esquí en una herramienta que no sirva para nada, por eso se necesitan las mejores manos y los hombres más experimentados. Durante el proceso de producción de esquís, la máquina más importante y útil es la prensadora. Su resultado proporciona la personalidad y magia en nuestros productos: es dónde todos los componentes se mezclan, para acabar convirtiéndose en EL ESQUÍ final.

Existe un fino equilibrio entre presión y temperatura, lo que realmente permite que cada esquí sea especial. Otro de los elementos más importantes y fascinantes de la cadena de producción es la fresadora de núcleo de madera: la máquina en la que nace y se forma el corazón de los esquís. En esta, los núcleos de madera obtienen su corte lateral específico, y luego, su perfil único. Una vez finalizada y durante la producción, se realizan controles de calidad y garantía en todos los productos. Se comprueba desde la revisión de la materia prima hasta los componentes ya procesados, el proceso de serigrafía y todo el camino restante hasta el esquí final. De hecho, antes de empacar, se vuelve a medir y verificar el resultado. Estos controles son uno de los factores clave para la obtención de un producto verdaderamente excelente.

Si tuviéramos que mencionar lo que hace más especiales a nuestros esquís, y les permite un comportamiento realmente distinto a otros, hablaríamos de sus fibras de carbono. Dos capas bidireccionales dispuestas de manera vertical que proporcionan un comportamiento único a los esquís, para un máximo rebote, transmisión de energía y respuesta de canto a canto. Recomendamos a cualquier amante de la nieve que pruebe alguno de nuestros esquís y verifique él mismo dichas características. Pero, ¿cómo combinar rendimiento con comodidad?

La correcta combinación entre ambos es uno de nuestros ideales, motivo por el que estamos estudiando infinitas combinaciones en el departamento de I+D de la marca. Qué materiales usar, cuánto y dónde usarlos, la mejor forma y corte lateral… Todo para ofrecer la mejor experiencia a nuestros consumidores. Queremos dar al esquiador la oportunidad de explotar lo mejor de su energía cuando decida atacar la pendiente, pero a la vez la confianza para que también disfrute de momentos tranquilos.


Os animamos a probar el Brahma, una de nuestras creaciones favoritas. Por otro lado, uno de nuestros mejores proyectos es el W2W, sin duda uno de los más apreciados e interesantes. Desde el primer borrador de ideas, hasta la finalización de los últimos detalles, están impulsados por una división mundial de esquiadoras comprometidas y apasionadas. La líder de proyecto, María Elena, se dedica a viajar en avión por todo el mundo para escuchar todas las necesidades que las mujeres requieren para disfrutar al máximo de su experiencia en el esquí. Un proyecto concebido y dedicado de mujer a mujer.

Estamos orgullosos de dar la vuelta al mundo representando a Blizzard. Cuando vemos a alguien disfrutando por nieve polvo encima de nuestros esquís, con esa gran sonrisa y cara de satisfacción, nos crea una sensación única y una enorme gratitud.

Podemos ver en los esquís Blizzard nuestra herencia austriaca y el arduo trabajo de todos nuestros apasionados y experimentados trabajadores. Ya sabes un poco más sobre la historia y origen de tus esquís Blizzard, ¿los saborearás ahora de manera distinta?. De cualquier modo, disfruta y diviértete siempre de la nieve y el esquí, el vinculo que nos une y por el que trabajamos todos.

YouTube