De nuestro corresponsal en Sierra Nevada


Con el Pirineo bastante falto de nieve, qué mejor que poner tierra de por medio y acudir a zonas donde la nieve abunde. En condiciones normales iríamos a los Alpes, pero esta vez ha sido diferente, hemos ido al sur, a Sierra Nevada, donde si algo no falta es nieve.

Para más inri, hemos ido entre semana, coincidiendo con una semana de sol y mucho frío, por lo que la calidad de la nieve ha sido altísima. Y si a todo esto le unimos el duende andaluz, el cóctel ya es explosivo y convierte a Sierra Nevada en un destino de primera fila, en una de las grandes estaciones que todo esquiador debe tener en su lista de visitas obligadas.
Lo que primero sorprende al visitante es la cercanía de las montañas al mar. Puedes pasar de la playa a lo alto del Veleta en poco más de una hora. Y las vistas desde allí arriba son de órdago.  

En cuanto a las pistas, parecen el fruto de una carta a los Reyes Magos. Son muy largas y en algunos casos, anchísimas. Y los remontes suben muchísimo desnivel de cada tirada. Mención aparte merece toda la zona de La Laguna, la que sube al Veleta, por donde bajan gran cantidad de pistas rojas muy variadas.


http://www.youtube.com/watch?v=FXW_hptSwug&hd=1

Y cuando acabas, la zona de Pradollano presenta un aspecto inmejorable, con las terrazas llenas de gente que ya empieza el après ski.
En fin, un gran viaje a una grandísima estación.

YouTube